Aprender desde la alegría y con motivación

Aprender con alegria

No es lo mismo aprender con placer y con pasión, que hacerlo “porque toca”, con el sentimiento de que es algo impuesto. El aprendizaje es mejor cuando es lúdico y resulta interesante y atractivo, en definitiva: cuando éste resulta motivador. En otras palabras, la motivación que tienen los niños es una de las claves de su aprendizaje.

A continuación repasamos algunos aspectos a tener en cuenta para aumentar la motivación en niños y adolescentes, fomentando el aprendizaje a través de vivencias surgidas de la alegría y despertando su curiosidad y ganas por mejorar y adquirir nuevos conocimientos y aptitudes:

  • Reconocer sus esfuerzos y felicitarle por sus logros; valorando más el empeño y la actitud demostrada, que el resultado en sí. A menudo, unas palabras o gestos cariñosos y de reconocimiento, son la mejor fuente de motivación.
  • Utilizar los cuentos como recurso, creando historias que le generen ganas de hacer cosas o le “preparen” para los nuevos retos a los que tiene que hacer frente.
  • Explicarle nuestras vivencias pasadas sobre situaciones que ahora está viviendo. Por ejemplo, si no le gusta ir a clases de natación, podemos explicarle cómo lo vivimos y lo afrontamos cuando nosotros teníamos su edad, y lo mucho que no ha aportado a partir de entonces el saber nadar bien.
  • Trasmitir actitud positiva, incluso en el desarrollo de la tareas cotidianas. ¿Y por qué no vestirnos por la mañana cantando o bailando a ritmo de su música preferida?
  • Razonar juntos el porqué hay que hacer ciertas cosas, explicándole el motivo y los beneficios que le aportará. Cuando se comprenden las razones, es más fácil tener predisposición y una actitud positiva y de colaboración.
  • Marcar pequeños retos a alcanzar; objetivos a corto plazo, concretos y alcanzables. Por ejemplo, si tiene que aprenderse las tablas de multiplicar, es preferible “dividir” este aprendizaje en objetivos más concretos: Este fin de semana hay que aprenderse la tabla del 4.
  • Desdramatizar sus errores, mostrándole la forma de aprender de ellos, y convirtiéndoles así en una oportunidad de aprendizaje.
  • Utilizar vocabulario y frases que generen motivación y que promuevan actitudes y comportamientos positivos: “Felicidades, has sido capaz de hacerlo”, “Cuando me necesites, te ayudaré”, “Noto que vas mejorando día a día”…
  • Estimular la práctica de ejercicio físico, ya que se ha comprobado que el deporte es también fuente de motivación, además de favorecer aspectos como el esfuerzo y la superación.

Por último, no olvidemos que, como tantas actitudes, la motivación también se contagia, con lo que madres, padres, educadores… tenemos que predicar con el ejemplo.

 

 

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia al usuario y realizar el análisis de la navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies