Deporte y memoria, más cerca que lejos. Parte I

Deporte y memoria

Todos sabemos los muchos beneficios que aporta el deporte practicado con regularidad: se consigue una mayor tonificación muscular, se duerme mejor por la noche, se elimina el exceso de peso si se acompaña con una dieta equilibrada, se aumenta la autoestima, se liberan endorfinas…entre un largo etcétera.

Adicionalmente, los científicos han constatado que la práctica deportiva tiene también importantes efectos en la memoria. “Los ejercicios físicos y el cuidado de la dieta – los soportes básicos de la salud física- tienen una repercusión en la salud mental”, afirma el divulgador científico Eduardo Punset. Una mente sana en un cuerpo sano.

¿A qué se debe esta mejora de la memoria y la capacidad cognitiva como consecuencia de la actividad física? Básicamente, cuando practicamos ejercicio, “nuestro cuerpo envía a través de la corriente sanguínea productos químicos al cerebro, que se convierten un una especie de gendarme que dicta instrucciones que alimentan los procesos responsables de un pensamiento más sofisticado”, explica Punset.

Nuestro cuerpo es una máquina casi perfecta que no deja de sorprendernos….

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on Facebook

One thought on “Deporte y memoria, más cerca que lejos. Parte I

  • 8 enero, 2014 a 11:21
    Permalink

    I love this fondation, it s very good!!! but I am in french… I LOVE RAFA!!

    Responder

Responder a erwan Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia al usuario y realizar el análisis de la navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies