En el Centro Educativo Anantapur, “los niños y niñas disfrutan de su infancia”

Centro Educativo Anantapur

En una empobrecida zona de la India creamos, junto con la Fundación Vicente Ferrer, una escuela y centro de entrenamiento de tenis, donde actualmente atendemos a 170 niños y niñas. “Este proyecto les permite tener una mejor educación, aprender inglés e informática y disfrutar con la práctica del tenis. Tienen la oportunidad de conocer y convivir con otros niños y niñas y ampliar las amistades. En otras palabras, el proyecto garantiza un desarrollo integral en todos los aspectos”, explican desde la 
Fundación Vicente Ferrer. Y ¿qué opinan los alumnos y educadores del proyecto?

Narshima empezó a trabajar en el centro en 2010 como personal de mantenimiento y, desde 2014, es entrenador de tenis. “Estamos ayudando a niños de barrios empobrecidos. Vienen aquí y se divierten”, explica. “El deporte es una herramienta muy útil para cohesionar grupos de personas, y ellos vienen con mucha ilusión, mejoran sus capacidades sociales y de relación con los demás, además de disfrutar practicando tenis”.

Centro Educativo Anantapur

Por otra parte, Sudakar, el profesor de inglés, nos cuenta que “el proyecto es de mucha ayuda en la zona donde estamos, en todos los aspectos. 
El inglés es muy importante para
ellos ya que en el futuro podrán conseguir trabajos
 mejores si lo dominan”. Gracias a la asistencia al proyecto, “los niños y niñas disfrutan de su infancia”, añade.

Anil Kumar es uno de los alumnos del centro. Tiene 13 años y vive cerca del barrio viejo de Anantapur. Su madre trabaja como costurera y su padre falleció hace un año a causa de la tuberculosis. Tiene un hermano menor, Nanda Kishore, de 9 años, que también es alumno del centro. Empezó a venir al proyecto en 2014: “mi madre me apuntó al Summer Camp y me lo pasé tan bien que no he dejado de venir”, recuerda.

Neereja tiene 9 años y vive a las afueras de Anantapur. Su padre trabaja en el campo y su madre es ama de casa. Tiene una hermana mayor de 14 años y un hermano menor de 8. “Lo que más me gusta es jugar a tenis y aprender inglés; hacemos actividades muy divertidas”. Además, Neereja explica: “He
 podido ir a Hyderabad y a Bangalore a jugar
 dos torneos y me lo pasé muy bien ya que
 conocí a otros niños que no son de Anantapur.
 También me encantan las yincanas que hacemos porque jugamos a cosas muy diferentes”.

El proyecto contempla tanto la práctica y entrenamiento de tenis, como el refuerzo de actividades académicas –inglés e informática-, además de ofrecer a los menores beneficiarios un suplemento nutricional diario y cobertura sanitaria básica. ¿Quieres saber más sobre el proyecto? Aquí encontrarás más información y testimoniales de los participantes.

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia al usuario y realizar el análisis de la navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies