Inteligencia emocional, también en los más pequeños

Inteligencia emocional

El concepto de ‘inteligencia emocional’ se nos ha hecho bastante familiar durante los últimos años y es que parece que cada vez más tomamos conciencia de la importancia de saber reconocer, gestionar y expresar las emociones propias, y de entender las de los demás. Pero ¿qué mejor que empezar a entrenar estas habilidades psicológicas desde edades tempranas?

La inteligencia emocional es un aspecto imprescindible para desarrollarnos eficientemente en el día a día y para afrontar de la mejor manera las diferentes situaciones –y las emociones derivadas de ellas- en las que nos encontremos. Este campo es muy amplio, pero a continuación te apuntamos algunas sencillas pautas que te servirán para introducir a los más pequeños en este apasionante mundo:

  • Demostrarles que los sentimientos son importantes. Observar y escuchar cómo se sienten.
  • Reconocer las emociones. Para iniciar a los niños en este ámbito, puede ser de utilidad hacerlo a través de fotografías o personajes de cuento o de televisión que expresen emociones como tristeza, alegría, enfado…Este tipo de ejercicios en modo de juego pueden llevarse a cabo a partir de los 2 años.
  • Identificar como uno se siente. Aprender a nombrar las emociones propias es posible a partir de los 5 años. La mejor manera de incentivarles es preguntando y, así, que se convierta en habitual que se expresen con frases como “me siento contento porque…” o “tengo miedo de…”.
  • Controlar las rabietas. Los momentos de ira hay que controlarlos desde el primer momento, hablándoles y razonando la situación.
  • Ser un ejemplo. Si ellos ven que tú conoces y expresas tus emociones, tendrán en ti un modelo a seguir. 
Compártelo enTweet about this on TwitterShare on Facebook

One thought on “Inteligencia emocional, también en los más pequeños

  • 21 marzo, 2017 a 7:27
    Permalink

    Aunque parte de esta enseñanza radica más en las lecciones cotidianas que en lo que esperamos sea aprendido,pues,por ejemplo,en una terapia de pareja o familiar tenemos acuerdos que cada uno debe cumplir y en cierta forma son apoyos para mejorar ese o esos aspectos,porque ambas partes vamos re aprendiendo,sin embargo,con los niños es diferente,puesto que con ellos no se negocia el acuerdo de estar bien o de desarrollar su IE. Así que si intentamos aplicar estos consejos sin antes llevarlos acabo será complejo cambiar ese tipo de conductas.

    Saludos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia al usuario y realizar el análisis de la navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies