Semillas en la India. Parte I: los educadores y entrenadores

Centro Educativo Anantapur

Recoger los frutos de aquello sembrado genera en cualquiera un sentimiento de gran satisfacción. Y es este sentimiento el que posiblemente mejor describe el viaje que recientemente hizo parte del equipo de la Fundación Rafa Nadal a la India para visitar, como cada año, el proyecto que llevamos a cabo en Anantapur, una humilde zona rural del sur del país. Allí, los frutos recogidos son en forma de aprendizajes, integración y desarrollo de los niños. Y el sembrado se hace día tras día, desde 2009.

Nuestro objetivo es ofrecerles la oportunidad de reforzar su educación, al mismo tiempo que trabajamos para que haya igualdad entre ellos, sin importar si son niños o niñas, o la casta en la que pertenecen. Aquí, tanto en el aula como en las pistas, no existen estas diferencias” explica Maria Francisca Perelló, Directora de Proyectos de la Fundación. Krishna, el profesor de informática añade que “hemos conseguido que aquí se mezclen todos, que hablen entre ellos e interactúen de forma natural e igualitaria”.

Uno de los pilares del proyecto es la práctica de tenis. Bachi, uno de los entrenadores, explica que “a través del deporte aprenden la importancia del esfuerzo y la disciplina, además de relacionarse entre ellos y fomentar así la cohesión. Además, mejora su salud, y con un mayor bienestar pueden también estudiar mejor”.

Centro Educativo Anantapur

Paralelamente a los entrenamientos de tenis, en el centro se les ofrece clases de inglés e informática. Los profesores de estas dos materias coinciden en que se trata de conocimientos fundamentales a día de hoy, y que les ayudaran a encontrar un mejor trabajo en el futuro.

El profesor de inglés, Sudhakar, afirma que “tras un tiempo de venir al centro y de asistir a las clases de inglés, su nivel mejora mucho: empiezan a ser capaces de comunicarse en este idioma, de aprender aquello que se les dice… Nuestro objetivo es que puedan manejarse en este idioma”. Por su parte, Krishna añade que es importante que además disfruten de las clases: “les preparo ejercicios divertidos, para que puedan aprender pasándoselo bien, a través de juegos”.

Para Ana Maria Parera, Presidenta de la Fundación, “lo más importante y satisfactorio es ver crecer a los niños; ver como maduran, como mejoran con el inglés, como estrechan su relación con los compañeros… En definitiva; ver que aprenden y disfrutan de su niñez”.

Centro Educativo Anantapur

Compártelo enTweet about this on TwitterShare on Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia al usuario y realizar el análisis de la navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies