El aire que nos merecemos. Parte I

Burbujas de aire puro

Actualmente, la grave contaminación que afecta sobre todo a las ciudades es, sin lugar a dudas, la principal causa de la disminución de la calidad del aire que respiramos. Esta contaminación atmosférica constituye un riesgo medioambiental para nuestra salud, pudiéndonos provocar desde irritaciones leves, hasta el desarrollo de graves enfermedades.

Aquellos que practican actividades deportivas al aire libre son uno de los grupos de población especialmente afectados por esta problemática. Conscientes de los importantes beneficios que aporta poder respirar aire puro, desde la Fundación Rafa Nadal entregamos hace ya un tiempo cuatro de las llamadas “Burbujas de Aire Puro” a Special Olympics España, con el objetivo que los beneficiarios del proyecto “Más que Tenis” pudieran disfrutar de las ventajas para la salud que éstas aportan.

Dentro de la burbuja, el aire que el deportista respira está libre de partículas contaminantes, agentes víricos, bacteriológicos y alergénicos, lo que evita su acumulación en el sistema respiratorio y favorece el proceso de recuperación, disminuyendo las posibilidades de desarrollar, entre otros trastornos, el conocido asma del deportista.

 

Deixeu un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.