Inicio > Proyectos > Integración y Deporte > Los protagonistas
Niña sonriendo en uno de los Centros de Día de Aldeas Infantiles SOS

INTEGRACIÓN Y DEPORTE

Los protagonistas

Anna Nieto Cervantes

Educadora social

"Ahora entra al Centro Abierto con una sonrisa dibujada y abraza a los educadores y compañeros"

C. es un chico de 8 años risueño y juguetón. Cuando entró al programa Integración y Deporte se mostraba muy tímido tanto con sus compañeros como con los educadores. Le costaba acercarse a los compañeros y mantener una conversación con ellos. Evitaba cualquier contacto físico; para él el hecho de dar un beso se lo tomaba como un juego.

Se han visto muy buenas mejoras en este chico. Ahora entra al Centro Abierto con una sonrisa dibujada y abraza a los educadores y compañeros. Poco a poco va expresando lo que siente con gestos o con palabras.

Un día su madre nos comentó “estoy muy orgullosa que mi hijo esté aquí con vosotros. C. entra en los sitios y saluda a la gente; en casa está más hablador y en el cole se concentra más”.

Ver este tipo de cambios y como su familia también los percibe, hacen que este Programa sea importante para el desarrollo de los chicos y de sus familias.

Compártelo:    Comparte en Twitter Comparte en Facebook
Anna Nieto y los niños en el Centro Abierto

Albert Pujol Martinez

Educador en el Proyecto Integracion y Deporte

"Si me hubiesen dado un lienzo en blanco para dibujar un proyecto, no hubiese sido muy distinto a Integración y Deporte."

¿Cuál ha sido tu experiencia personal y profesional que te ha llevado hasta aquí?
Me es inevitable pensar en mi infancia, ya que desde pequeño he sentido una gran diversión y pasión por distintitos deportes, individuales y colectivos, formando parte de varios equipos, a nivel de ocio pero también entrenando y compitiendo. Esa experiencia es fundamental para ponerme rápidamente en la piel de los niños y jóvenes con los que trato hoy día, entenderlos y actuar en consecuencia.

Leer más

¿Cuál ha sido tu experiencia personal y profesional que te ha llevado hasta aquí?
Me es inevitable pensar en mi infancia, ya que desde pequeño he sentido una gran diversión y pasión por distintitos deportes, individuales y colectivos, formando parte de varios equipos, a nivel de ocio pero también entrenando y compitiendo. Esa experiencia es fundamental para ponerme rápidamente en la piel de los niños y jóvenes con los que trato hoy día, entenderlos y actuar en consecuencia.
Más tarde, de adolescente, empecé a sentir pasión por algo más que la actividad física en sí, como la condición más “mental” y humana del deporte, así como la trascendencia que tiene en el individuo y en la sociedad. Poco a poco, crecí viendo en el deporte algo más que un divertimento, a percibirlo como “campo de pruebas” donde se reflejan los mismos retos a los que nos enfrentamos los humanos a lo largo de la vida.
Ya de joven, y paralelamente a toda esta vertiente más personal, iba formándome en el sector del Trabajo y la Educación Social, e iba viendo algunos ejemplos en los que ambos campos se mezclaban para complementarse. He trabajado en un proyecto en el que se buscaba, mediante el deporte, la motivación de jóvenes con alto índice de absentismo escolar y dificultades socioeconómicas; como entrenador de un equipo de básquet de discapacitados físicos, o en un Centro de Día para personas sin hogar de la Zona Franca.
A lo largo de mi trayectoria he aprendido mucho más de las personas y de las vivencias que de los contenidos de muchos libros. Mi experiencia me ha demostrado que la mezcla de educación y deporte es una buena fórmula, por eso mismo creo en ello como herramienta y me siento muy identificado con el propósito del proyecto.

¿Cuánto tiempo llevas en el programa?
Empecé con el inicio del proyecto, en Septiembre del 2011; un periodo que ha pasado volando.

¿Qué te ha aportado o te ha cambiado participar en él?
Estoy viviendo muchas experiencias nuevas y gratificantes, tanto con los compañeros como con los niños y niñas. A veces son momentos duros, ya que hay casos personales de situaciones complicadas que te afectan, no somos de hielo. No obstante, hay multitud de momentos buenos y positivos que lo compensa con creces.
Además, afortunadamente, tanto la Fundación Rafa Nadal como Aldeas Infantiles son conscientes de la importancia del aspecto familiar y escolar; parte fundamental de nuestro trabajo educativo. En este sentido, me ha “abierto” una nueva perspectiva como educador, en la que parecía que no podía ir más allá del trabajo individual.
También me gustaría señalar que en el proyecto realizamos gran variedad de deportes, que yo quizás conocía pero nunca había puesto en práctica (Korfball, Futbol-Flag, Acrosport, Capoeira). Todos los deportes tienen sus potencialidades; tienen muchas cosas en común pero a cada uno se le puede sacar su punto fuerte.
Por otra parte, al estar en contacto con niños y jóvenes mientras hacen deporte te lleva a la esencia de ello, el origen, que es el deseo de jugar. De hecho, muchos grandes deportistas y entrenadores han resaltado siempre que los deportistas no deben perder ese “niño interior” a la hora de jugar. Hay que salir a divertirse; es decir, a parte de aprender unas técnicas e interiorizar automatismos colectivos (de estrategia, de táctica, etc.), en el fondo hay que jugar para disfrutar.

¿Qué ha aportado tu experiencia al programa?
Considero que mi experiencia laboral, personal y formativa ha servido para poder encontrar, con mis compañeros y compañeras, las mejores respuestas y decisiones para llevar a cabo el programa y construir lo que había proyectado conjuntamente la Fundación Rafa Nadal y Aldeas Infantiles. En cierto modo, creo que todos las personas que trabajamos en el proyecto somos complementarias.
En un sentido más personal, creo mucho en el deporte y en su capacidad de transformar a las personas o de multiplicar sus capacidades, y eso es lo que quiero transmitir. Lo he vivido en mi propia piel, y lo sigo viviendo cuando cojo la bici y tengo que superarme para subir una montaña, o cuando en un partido las cosas salen mal y debo controlar mis emociones, por poner dos ejemplos. No he perdido el contacto con el deporte y eso creo que es positivo.

¿Qué te gustaría conseguir?
A corto plazo, pienso en lo mejor para los que participan en el proyecto, no solo en que mejoren su comportamiento o rindan mejor en la escuela, sino también que aprendan mucho y se lo lleven consigo, que sean felices y que tengan perspectivas de futuro, que tengan sueños y que se comprometan con los demás. Y no solo los participantes, sino también sus familiares y su entorno, que todos se vean beneficiados de algún modo u otro.
Siempre digo que si me hubiesen dado un lienzo en blanco para dibujar un proyecto, no hubiese sido muy distinto al que estoy ahora. Es evidente que siempre se van dando cambios, en función de lo que va sugiriendo la realidad, y responder educativamente a estos cambios es el objetivo. Sería bueno que otros muchos deportistas tomaran el ejemplo de Rafa Nadal y su Fundación, y tuvieran ideas similares o parecidas, y llevaran a cabo este tipo de iniciativas.
Por otro lado, a largo plazo, sería fantástico que el proyecto no dejara de ampliarse, tanto en número de participantes como de educadores, poder atender y beneficiar a más personas. También sería muy bueno ver que el proyecto se lleva a cabo en otras ciudades, ver como cada proyecto evoluciona y poder compartir experiencias, metodologías, etc.
Ya un nivel mas idealista, “soñador” si me permitís la expresión, me encantaría pensar en que este proyecto sirviera de ejemplo para demostrar la fuerza que tiene el deporte en la sociedad, que no se vea tan solo como un ámbito donde hay éxito o fracaso, sino como herramienta para crecer como personas: como parte de una familia, como parte de un equipo, como parte de una sociedad.

¿Quieres relatarnos una experiencia con alguna persona beneficiaria (adulto o niño) del programa que te haya resultado especialmente relevante?
Me viene a la mente el caso de un niño con una situación familiar muy complicada, ya que se ve envuelto en medio de un conflicto entre madre y padre, y es él quien con solo 11 años recibe las consecuencias. Ese dolor y esa angustia lo han proyectado casi siempre ha entrar en conflicto, llamando la atención con violencia. Él es consciente de su situación, de que parece que el mundo esté en su contra. Asumir y controlar eso es muy difícil a su edad.  Además, tiene unos referentes que usan la violencia como recurso, y desde muy pequeño él también la usa como solución. De hecho, a veces comenta que “en la escuela no tengo amigos” y que “todos me tienen miedo”.
Con el proyecto, con las actividades y relacionándose en otro contexto, ha mejorado su comportamiento. Ahora ni en casa ni en su escuela tiene tantos problemas a nivel de violencia: aquí ha tenido un lugar con más referentes adultos positivos, con los que poder explicarlo, resolverlo, pedir ayuda y ver que las cosas se pueden solucionar de otra manera, ya que en su entorno la violencia verbal y física es muy común (el simplemente actúa imitando esos patrones).
Es de los chicos que más le benefician las reflexiones de antes, durante y después de las actividades, de manera colectiva o individual. Al final te das cuenta que aquí le hemos dado la opción a redefinirse, con capacidad de solucionar los problemas de manera positiva y constructiva. Ha aprendido a relacionarse mucho mejor, a controlarse y, lo que es más importante, a saber que es capaz de hacerlo.
Evidentemente no podemos resolver su situación familiar al cien por cien, pero el programa influye en cómo vive esa situación, y en darse cuenta de sus capacidades más positivas y de su capacidad de cambio.
 

Versión corta
Compártelo:    Comparte en Twitter Comparte en Facebook
Albert Pujol Martinez

Juan Manuel Sánchez Ramos y Ángel Cardenete Hernández

Dir. Centro de Día y Dir. Centro de Programas Sociales de Granada respectivamente

"La esencia de cualquier deporte tiene en su práctica un sin fin de posibilidades para enriquecer a la persona"

¿Cuáles son los objetivos del programa?
Los objetivos fundamentales de este Programa van siempre en la línea de proporcionar, con el deporte como medio, una serie de aprendizajes transversales que ayuden al menor a adquirir herramientas, valores y habilidades que favorezcan su protagonismo dentro del hábitat social en el que están inmersos, para así reducir sus factores de riesgo, enriqueciendo de alguna manera sus esferas personales, sociales, familiares etc.

¿A quién va dirigido?
Como es habitual en este tipo de programas, va dirigido a aquellos que son más débiles socialmente, cuyas oportunidades se ven truncadas por un cúmulo de problemas que se van moviendo cercanos a la exclusión y en algunos casos a la marginalidad, rodeados de grandes grupos de factores o indicadores de riesgo que impiden de alguna forma su adecuada integración social.

¿De qué forma contribuye la practica del deporte, y más concretamente del tenis, a alcanzar los objetivos del proyecto?
La esencia de cualquier deporte tiene en su práctica un sin fin de posibilidades para enriquecer a la persona, más aun para los menores en pleno desarrollo personal. No sólo en el terreno de las habilidades motoras y desarrollo físico, si no también a través de los valores que transmite, el control de las emociones, la disciplina, el trabajo en equipo, el compañerismo, la higiene, etc. Sin duda, el tenis al igual que otros deportes, aporta un amplio abanico de opciones, y más en el caso que nos ocupa, ya que viene acompañado de fondo de una figura de primer nivel, como es Rafa Nadal, que acaba siendo un referente en muchos aspectos y un modelo a seguir por sus cualidades como deportista de élite, bien reconocidas, a la vez que por los valores que transmite, haciendo que su imagen sea un ideal para los niños y jóvenes.

Leer más

¿Cuáles son los objetivos del programa?
Los objetivos fundamentales de este Programa van siempre en la línea de proporcionar, con el deporte como medio, una serie de aprendizajes transversales que ayuden al menor a adquirir herramientas, valores y habilidades que favorezcan su protagonismo dentro del hábitat social en el que están inmersos, para así reducir sus factores de riesgo, enriqueciendo de alguna manera sus esferas personales, sociales, familiares etc.

¿A quién va dirigido?
Como es habitual en este tipo de programas, va dirigido a aquellos que son más débiles socialmente, cuyas oportunidades se ven truncadas por un cúmulo de problemas que se van moviendo cercanos a la exclusión y en algunos casos a la marginalidad, rodeados de grandes grupos de factores o indicadores de riesgo que impiden de alguna forma su adecuada integración social.

¿De qué forma contribuye la practica del deporte, y más concretamente del tenis, a alcanzar los objetivos del proyecto?
La esencia de cualquier deporte tiene en su práctica un sin fin de posibilidades para enriquecer a la persona, más aun para los menores en pleno desarrollo personal. No sólo en el terreno de las habilidades motoras y desarrollo físico, si no también a través de los valores que transmite, el control de las emociones, la disciplina, el trabajo en equipo, el compañerismo, la higiene, etc. Sin duda, el tenis al igual que otros deportes, aporta un amplio abanico de opciones, y más en el caso que nos ocupa, ya que viene acompañado de fondo de una figura de primer nivel, como es Rafa Nadal, que acaba siendo un referente en muchos aspectos y un modelo a seguir por sus cualidades como deportista de élite, bien reconocidas, a la vez que por los valores que transmite, haciendo que su imagen sea un ideal para los niños y jóvenes.

Además de la práctica deportiva, ¿que otras herramientas y actividades se realizan?
Cualquier técnica o taller que ayude a conseguir la adquisición de valores, mejorar el autoconcepto y sobre todo el autocontrol. Por eso son fundamentales los videoforum, el análisis crítico de acciones deportivas de algunos deportistas conocidos, el yoga, etc.

¿Cómo valoran los resultados obtenidos hasta el momento?
De forma muy positiva, si bien aun es pronto para hablar de objetivos cumplidos. Sí es verdad que se hace notar un cambio notorio en muchas de las actitudes de los muchachos, se empiezan a adquirir hábitos y actitudes antes impensables, que hacen mejorar, de entrada, la relación de los menores con su entorno y con los demás. Se van notando claras mejoras en las relaciones, la autoestima y el control de las emociones, unido todo ello a un espíritu crítico y un descubrimiento personal, aprendiendo a canalizar el ocio y tiempo libre de forma positiva y atractiva.

¿Cuáles son sus próximos retos vinculados al proyecto?
Completar los objetivos propuestos al inicio del Programa e ir desmenuzando aquellos objetivos más personales o individualizados que hagan avanzar a los chicos en su problemática personal, para conseguir un desarrollo más pleno que les haga tener muchas más opciones dentro de sus realidades y problemas.

Versión corta
Compártelo:    Comparte en Twitter Comparte en Facebook
Juan Manuel Sánchez Ramos
Ángel Cardenete Hernández

Laura Fuertes

Directora Centro Abierto Barcelona

"Rafa Nadal nos sirve de poderoso referente de juego limpio y de la importancia del esfuerzo, discreción, generosidad..."

¿Cuáles son los objetivos del programa?
Ha sido nuestro  primer año de implantación del Proyecto Integración y Deporte y  nuestros esfuerzos se han  centrado en unificar algo innato en los niños/as como es  la motivación por el juego y la actividad física con una intencionalidad socio-educativa.

Los niños y niñas que asisten al programa disfrutan de su tiempo libre practicando diferentes deportes y aprenden a resolver dificultades personales, familiares y sociales, con una actitud positiva, constructiva y participativa mediante las herramientas que les proporciona la dinámica diaria del servicio.

Leer más

¿Cuáles son los objetivos del programa?
Ha sido nuestro  primer año de implantación del Proyecto Integración y Deporte y  nuestros esfuerzos se han  centrado en unificar algo innato en los niños/as como es  la motivación por el juego y la actividad física con una intencionalidad socio-educativa.

Los niños y niñas que asisten al programa disfrutan de su tiempo libre practicando diferentes deportes y aprenden a resolver dificultades personales, familiares y sociales, con una actitud positiva, constructiva y participativa mediante las herramientas que les proporciona la dinámica diaria del servicio.

¿A quién va dirigido?
La población de este programa son niños y niñas entre los 6 y 18 años de edad y con familias que, por diferentes motivos, atraviesan dificultades personales y/o sociales.

¿De qué forma contribuye la práctica del deporte, y más concretamente del tenis, a alcanzar los objetivos del proyecto?
El deporte es una herramienta educativa transmisora de valores personales y sociales, que ayuda a los niños/as a interiorizarlos. La práctica de diferentes deportes, al igual que con el tenis, acompañada de reflexiones individuales los sitúa ante diversas situaciones vitales como: “Si he podido concentrarme para jugar a la petanca, también puedo hacerlo en clase”, “Hoy he necesitado hablar con mis compañeros en el ejercicio de acrobacias para que la figura saliera bien, el diálogo me ayuda a resolver dificultades” “Depende como sitúo la raqueta, la pelota responde, mis actuaciones tienen consecuencias”.
Los niños/as y adolescentes idealizan a los personajes públicos y éstos se convierten muchas veces en modelos a seguir. En este sentido, la figura de Rafa Nadal nos sirve de poderoso referente para los niños/as de juego limpio, de la importancia del esfuerzo, discreción, generosidad…. Además son muy consientes de la responsabilidad de Rafa Nadal con este proyecto a través de su Fundación, que les ha visitado en varias ocasiones y que lo sienten próximo.

Además de la práctica deportiva, ¿que otras herramientas y actividades se realizan?

  • Sesiones de información y orientación familiar que promueven la implicación de la familias en los procesos educativos de sus hijos/as.
  • Entrevistas familiares.
  • Visitas a Federaciones y Clubs Deportivos, cercanos en la comunidad.
  • Espacio de Acogida y Mediateca.
  • Merienda.
  • Espacios de reflexión individual y grupal.
  • Campus en periodos vacacionales.
  • Coordinaciones con los centros escolares y otros agentes de intervención para el seguimiento de los niños/as que atendemos.
  • Tutorías y Proyectos Educativos Individuales.
  • Actividades conjuntas comunitarias con otras entidades de la localidad.

 

¿Cómo valoran los resultados obtenidos hasta el momento?
Ya hemos pasado el ecuador de este primer año y los niños/as y sus respectivas familias verbalizan sus mejoras: se sienten mejor con ellos mismos, han aprendido a relacionarse con otros chicos/as y con otras culturas, asisten más motivados a la escuela, organizan su tiempo libre de manera autónoma, conocen más recursos en el territorio, se sienten más saludables…
Hace un mes se pasó un cuestionario a los niños/as que asisten al programa y en él definieron el proyecto como “bueno”, “genial”, “divertido”, “importante en mi vida”, “descubro nuevas habilidades”, “respeto a los demás”, “me cuidan”, “educativo”.

¿Cuáles son sus próximos retos vinculados al proyecto?
Algunos de los niños/as que asisten al programa tienen una historia de desencuentros con el sistema escolar. El próximo curso, gracias a la Fundación Rafa Nadal, podremos complementar el proyecto Integración y Deporte con un Programa de refuerzo escolar y aula de estudio para prevenir el abandono escolar y promover un adecuado nivel formativo.

Versión corta
Compártelo:    Comparte en Twitter Comparte en Facebook
Laura Fuertes
Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.

Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.