El compañerismo también se aprende

El compañerismo también se aprende

Compañerismo

El compañerismo es el vínculo que se establece a partir de las relaciones afectivas entre personas; un valor imprescindible para el desarrollo personal de grandes y pequeños. Ser buen compañero implica colaboración, respecto, comprensión, apoyo y ayuda a los demás sin pretender recibir nada a cambio.

Es fundamental que este valor sea cultivado desde edades tempranas.  ¿Cómo podemos ayudar a los niños y niñas a interiorizar y a potenciar el compañerismo? Para ello es importante:

  • Estimular la relación de amistad, organizando actividades de ocio o juegos que potencien la interacción entre todos los miembros del grupo
  • Cortar con firmeza cualquier situación de burla o menosprecio
  • Incentivar la preocupación e interés por el próximo, por ejemplo cuando alguien está enfermo, triste o jugando solo durante el recreo
  • Animar a tener un detalle o un gesto especial en los días señalados, como un cumpleaños
  • Fomentar que compartan los juguetes y se presten entre ellos el material escolar
  • Mantener una buena relación con los padres de sus amigos
  • Elogiar las actitudes respetuosas

En los diferentes proyectos educativos que impulsamos desde la Fundación Rafa Nadal tenemos presente la importancia del compañerismo como valor fundamental para un correcto desarrollo personal y social de los niños y niñas. No lo olvidemos: con un compañero al lado, podemos llegar mucho más lejos.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia al usuario y realizar el análisis de la navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra política de Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies