Empoderar a través del deporte

Centro Fundación Rafa Nadal - Educación y Deporte

Se dicen muchas cosas del deporte. Unos creen que es un mero entretenimiento, otros lo conciben como un medio para ganar en salud, otros van al gimnasio con un simple fin estético y la mayoría de gente asocia el deporte al mundo de la competición en el que vemos a deportistas de élite sudando a través de una pantalla. Por otra parte, en el ámbito educativo se entiende el deporte como una herramienta más. Desde el Centro Fundación Rafa Nadal intentamos ir más allá; nosotros creemos que el deporte debe ser utilizado como una herramienta de empoderamiento.

En los años setenta el brasileño Paulo Freire, que fue educador y uno de los más influyentes teóricos de la educación del siglo XX, empezó a acuñar el termino empoderamiento en sus teorías educativas, entendiendo dicho término como “un proceso de reducción de la vulnerabilidad y en el incremento de las propias capacidades de los sectores pobres y marginados, que conduce a promover entre ellos un desarrollo humano y sostenible”.

En la actividad deportiva se dan las circunstancias necesarias para que podamos utilizar el deporte como herramienta de empoderamiento. En el deporte y en el juego compartido con amigos y compañeros se dan continuamente posibilidades de aprendizaje entre iguales, nuestros cuerpos y nuestras mentes actúan como esponjas absorbiendo estímulos constantemente. Todos esos estímulos van desarrollando nuestra persona a través de experiencias que nosotros, desde el centro, trabajamos para que sean positivas. Y cuando nos encontramos con experiencias algo amargas, desarrollamos estrategias para crear un aprendizaje positivo sobre esas experiencias que a priori pueden parecer negativas.

Desde el área deportiva del Centro Fundación Rafa Nadal trabajamos con el objetivo de propiciar situaciones de aprendizaje a través de las actividades deportivas y de fomentar el desarrollo de las capacidades personales de los niños, niñas y adolescentes que atendemos en el centro. Para ello se plantean, por un lado, actividades lúdicas para garantizar el disfrute diario de los menores y, por otro lado, juegos y situaciones en los que ellos deban poner a prueba sus capacidades de manera integral.

Entendemos el deporte y la educación como un TODO, y ese todo es el gran motor de desarrollo personal. Así, el deporte deja de ser un simple pasatiempo y pasa a ser una herramienta educativa y de empoderamiento para los menores que trabajan diariamente con nosotros en el centro, ya que se ve disminuido su grado de vulnerabilidad gracias al abanico de herramientas de desarrollo personal que les ofrecemos con cada actividad.

Finalmente, es necesario entender todos estos procesos de aprendizaje y nosotros, como profesionales de la educación, debemos ser acompañantes durante todos sus procesos de desarrollo. Desde el Centro Fundación Rafa Nadal somos conscientes de que el deporte, además de ser una herramienta de educación y de empoderamiento, tiene el poder de inspirar. El deporte tiene el poder de unir a la gente como pocas cosas lo tienen. El deporte puede crear esperanza. Es más poderoso que cualquier otro elemento para unir a la gente y romper barreras.

Bernat Antoni Coll Mulet, Técnico Deportivo del Centro Fundación Rafa Nadal

Deixeu un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà.